Inicio General El terrible dato que todos hemos pasado por alto en la polémica de Gijón