Inicio Crónicas Emilio de Justo emborracha en Cali en una tarde para los anales de la historia