Inicio General Castella y un adiós a los ruedos repentino, con sabor amargo