Inicio Crónicas Padilla, cónsul de Nimes