Inicio Crónicas Sin espada, ni la emoción de Valdellán, ni el esfuerzo de los toreros