Inicio Crónicas David de Miranda, un vendaval torero en Cuenca