Inicio Crónicas Un Pablo Aguado muy firme toca pelo en Madrid