Inicio Crónicas Curro Díaz y Emilio de Justo, oreja a la verticalidad y pureza