Inicio Crónicas Salto, tres avisos y palmas por la quinta de Cali