Inicio Crónicas La pureza tiene un nombre, Paco Ureña