Inicio Crónicas La veteranía de «El Fandi» y la codicia de José Garrido