Inicio Defensa de la Fiesta Datxu Peris, la desvergüenza tiene un precio